Bienvenidos a Piratas con sonrisas!

 A veces la vida te lleva por caminos inesperados, los llena de gente encantadora que, sin conocerte de nada, te apoya y motiva para que emprendas un viaje.

 

Cuando en la revisión de los 4 años detectaron que Marina sufría ambliopía (más conocido como ojo vago) se me cayó el mundo a los pies. Como madre, ¿cómo no me había dado cuenta de ello? La pobre iba a empezar a llevar gafas (con lo despistadilla que es) y además el trauma de pegar y despegar un parche a diario, con lo que protestaba al retirar una simple tirita… Sentí la necesidad de encontrar una solución que la incomodara lo menos posible.

No he inventado la pólvora. Ya existían los parches de tela o fieltro por internet. Pero todos los modelos que veía tenían algo que no me gustaba. O se ponían bajo la gafa con enganches raros, o eran enormes y les tapaban toda la cara, o eran de fieltro, y pensé en el calor que podrían dar…

Así que me puse a testear diversos patrones y tejidos, hubo varias versiones antes que éstos, pero como los perdía a menudo, cada vez que reponía hacía modificaciones para ajustarlos mejor a su cara.

Marina era feliz con su parche, a todos les encantaba y lo tomaron como algo de lo más divertido y natural.

Casualmente hace unos días, inocentemente, publiqué en mi facebook profesional (soy Dietista de profesión) una foto de la nueva hornada de parches que había cosido. Inesperadamente empezó a ser compartida y comentada. Me llegaban mensajes de agradecimiento, conversaciones privadas pidiéndome más información, si podía hacerles uno e incluso me ofrecieron asesoramiento por si quería patentarlos.

Me quedé impresionada por el alcance. Y pensé: o desaparezco, o tiro para adelante con ello. Y por supuesto, mi lema es “Ningún niño sin sonrisas” por lo que no podía dejar a esos niños sin la oportunidad de olvidarse de las irritaciones, los tirones, las molestias que causan los parches adhesivos. Solo ver la sonrisa de los niños cuando se miran por primera vez al espejo con su parche nuevo, es el mejor regalo que me puedo llevar. Muchos no podré acompañarlos en ese instante, pero vosotros: sus papás, familiares o amigos, sí… así que disfrutad de ese momento!

En esta mini tienda encontraréis muchas propuestas diferentes, pero estamos abiertos a cualquier necesidad o deseo especial… el niño tiene que sentirse identificado con su parche y hacerlo “su marca especial”, así que intentaremos cumplir los sueños de todos (en la medida de lo posible… claro!)

Ahora toca sonreír, piratas!

 

Entrar a la tienda


 

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies